Un día de esquí en Grandvalira

Share with:

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest


Llegamos en Grandvalira por el sector de El Tarter. Cogemos el telecabina y en un momento nos plantamos a pie de pistas. A pesar de ser un año de poca nieve y que los accesos están totalmente limpios y la única muestra de frío es la temperatura ambiente y el hielo en algunos puntos húmedos, la zona esquiable está toda cubierta de blanco, con nieve polvo-dura. Son las 10 de la mañana, una hora ideal para empezar la jornada de esquí cuando, si se ha tenido suerte con el tiempo, empieza a salir el sol y se puede aprovechar el forfait al máximo.

En esta zona se puede empezar la jornada haciendo un “calentamiento” por las pistas más sencillas de Esquirols (o incluso por la zona de debutantes) y a medida que avanza el día hacer bajadas por las zonas que requieren un poco más de experiencia (y de paso sea dicho llegar a cotas más elevadas dónde hace más frío) como las pistas de ski de el Mussol y Esparver. Además, como des del resto de sectores de la estación de esquí se puede conectar con otros sectores como Soldeu y si se está dispuesto a sacrificar buena parte del tiempo viajando en telesillas y remontes se puede llegar a Pas de la Casa y Grau Roig. Eso si, se tiene que tener la paciencia para ir de un remonte a otro antes de llegar y quizá, la opción mas recomendable, si se quiere esquiar o hacer snowboard en estos sectores, la mejor opción es ir directamente a ellos o después de unas bajadas en el Tarter, subirse al coche y cambiar de sector.

Otra experiencia espectacular es ir a esquiar subiendo al Funicamp, el funicular que llega hasta al núcleo urbano de Encamp. Des de allí, se llega hasta la cota 2.500, en el Cortals. Se trata de una zona muy tranquila en la que en nuestra jornada de esquí se podía practicar el deporte con muchísima tranquilidad. Pocos esquiadores y mucha, muchísima, nieve. Se trata de una tranquilidad que compensa, de sobras, el viaje en el telecabina, con el que además, se evitan las molestias de la nieve y los aparcamientos de pie de pistas de otros sectores de Grandvalira. Además, el tiempo de viaje tambien compensa los minutos que se necesitan para llegar a otros sectores de la estación de esquí, aparcar y subir hasta las pitas con el telesilla o el telecabina.Otra opción es reservar un hotel o apartamento en Encamp y no será necesario tocar el coche ni coger el bus para llegar a las pistas de ski.

Share with:

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest


También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Miquel dice:

    Veo estas fotos y se me ponen los dientes largos de no haber ido todavía a esquiar a Grandvalira !! Un gran sitio con muchas opciones a elegir.. a disfrutar del esquí!
    Un saludo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *