Entre el verde y los rascacielos de Toronto

Share with:

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest


toronto

Lo primero que te sorprende cuando llegas a Toronto, sobretodo si es la primera vez que estás en América, es que la inmensidad de sus edificios no resulta agobiante. La ciudad es un continuo de rascacielos pero a diferencia de Nueva York, sus calles anchas y llenas de verde te dan una sensación de amplitud e incluso de grandeza. Una sensación, esta última, que se reafirma al ver los numerosos coches de gama alta que pasean por sus calles. Y pasean especialmente en Yorkville, una pequeña zona en la que descubrimos numerosas tiendas lujosas.

Antes de despedirnos de esta zona, podemos descubrir la biblioteca central. Un edificio que en cinco plantas y un diseño interior sorprendente es un auténtico centro cultural. Una vez visitada la biblioteca, podemos llegar al centro de la ciudad paseando a través del campus de la Universidad de Toronto y también, bajando por la calle Yonge, que con 56 kilómetros es la más larga del mundo. Pero tranquilos, que des de Yorkville hasta el centro, la distancia es mucho más corta, e incluso se puede hacer en metro. A lo largo de esta calle, encontramos teatros, la plaza Yonge-Dundas, y también el Eaton center, un enorme centro comercial. Pero antes de dirigirnos hacía el centro, si estamos en York Ville, podemos acercarnos a la biblioteca de referencia de Toronto, llamada Toronto Public Library – Toronto Reference Library. Un edificio de cinco plantas del que destaca su interior. Des de aquí sí, ya nos dirigimos, andando hacía el centro de la ciudad.

Una alternativa para llegar al corazón de Toronto es hacerlo a través de la zona universitaria. Si vamos des de aquí cruzaremos el parlamento regional y las diferentes facultades universitarias. Todo, entre el verde de los árboles y las ardillas negras de Queen’s park.

En el centro de la ciudad y a primera línea del lago, los rascacielos aún abundan más, pero sin lugar a dudas, la estrella entre los edificios más altos es la CN Tower. Des de ella se pueden observar todos los tejados y terrazas de la ciudad.  Y mientras tenemos la ciudad a nuestros pies, des de los 553 metros de altura de la torre, también des de este mismo punto es donde podemos observar que muchos de los rascacielos tienen su doble en el edificio de al lado. Algunos diseños incluso están por triplicado.

A la derecha de la CN Tower nos queda el Roger Center, que es el macropavellón en el que juegan los TorontoBlue Jay’s de beisbol, aunque se trata de un estadio cubierto y multiusos. Y también a los pies de la torre está el museo del ferrocarril. Y delante nuestro, el lago, en el que se puede hacer un paseo en barca para descubrir las Toronto Islands.

Des del mismo centro de la ciudad nos podemos dirigir al antiguo distrito de las destilerías. La zona de viejas fábricas de alcohol ahora se reconvertido en un espacio gastronómico con numerosos bares y restaurantes donde hacer comida y copa. Pero des del centro y antes de llegar a este punto podemos pasar por delante del Iron Flat, mucho más pequeño que el de Nueva York y también por el St. Lawrence Market, que está considerado como el mejor mercado de comida del mundo. El mercado conserva su autenticidad con muchas paradas de alimento y vinos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Share with:

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest


También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. 15 de junio de 2016

    […] Entre el verde y los rascacielos de Toronto […]

  2. 16 de noviembre de 2016

    […] ¿Qué visitar en Toronto? […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *